mi “fascitis plantar” o de cómo el gimnasio es capaz de joderme el día

Mi segundo día en el gimnasio ha sido todo un despropósito, la “Fascitis Plantar” me está matando, y no precisamente de dolor. De hecho, hace días que no me duele, gracias a mis estiramientos, las taloneras de silicona, las zapatillas con cámara de aire, los baños en el mar, etc…

Lo que me mata de verdad es el no poder ir a correr, y sus consecuencias, los daños colaterales. Hablando claro, el gimnasio.

Para empezar mi tabla de hoy tenía 10 minutos de cardio, la cara del cachitas del monitor, cuando le he preguntado que coño era cardio, no tenía desperdicio. Es la misma que me pone Eider (el maisu de los mellizos, del que ya os he hablado alguna vez) cuando le hablo en castellano.

Total, que me ha mandado a la “elíptica” (si con ese nombre ya sabia yo que no podía ser nada bueno) El primer minuto ha sido un autentico infierno, el que inventó esa máquina se cree que todos nos movemos como Shakira.

Yo no tengo sincronización, soy un tío, no puedo mover una pierna para un lado, el brazo contrario para el otro, mantener la cabeza recta, la espalda erguida, soy ARRÍTMiCO. Pero a partir del minuto 2, ha empezado lo peor, como ya estaba cansado, perdía el ritmo, que todavía no había cogido, el sudor me tapaba los ojos, las camiseta se me pegaba a la tripa, “joder, como se me pegaba”.

Han sido 10 minutos eternos, siguiendo cada segundo, en el reloj que tenía plantado delante, como estaba tan concentrado no podía mirar para otro lado, la caída hubiera sido de las de recordar. Que lentos son los relojes cuando los miras, es como la leche, que no hierve hasta que te das la vuelta.

Tras mi aventura con la elíptica, me han mandado a la zona de las pesas, ¡como me miraban todos! ¡que odio se notaba en sus ojos! ¿como se habrán dado cuenta de que yo a ellos tampoco les soporto? Tumbado, sentado, boca arriba, boca abajo, pero siempre con las “mancuernas” en la mano, hay que joderse con la jerga esta del gimnasio.

Y para terminar, abdominales, lo que duele eso, y luego dicen que el Marathon es inhumano, y qué calor se pasa. Porque ventanas hay, pero todas cerradas. A pierna cruzada, con fitball, posturas imposibles, y no se que hostias me dice el monitor de que apriete la tripa¿ pero desde cuando se puede hacer algo con la tripa? Aparte de meterla en la playa y sacarla al ponerte la camiseta. Ahora estoy en el fisio, escribo desde la camilla, y este tío me está empezando a hacer mucho daño¿ pero porque hoy están todos en mi contra? No puedo mas, le voy a dar una hostia.

Continuará…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El footing. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a mi “fascitis plantar” o de cómo el gimnasio es capaz de joderme el día

  1. Pingback: Mi Fascitis Plantar y yo. | LORENTZERO

  2. susa dijo:

    jajajaja..sigo ríendome…ya…con “desencajitis mandibular” si es que los gym los carga el diablo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s