David de Jorge.

20111003-153708.jpg

Gran amante del comercio y del bebercio, se ha destapado como un gran comunicador, bajo el pseudónimo de Robinfood contagia su buen rollo y desparpajo.
Cada vez que alguien me pregunta que es lo que pienso de él, contesto siempre lo mismo: Que cocina como Dios y que es mas listo que el hambre.
No voy a hablar mas de él, como diría Jose Luis Moreno, no necesita presentación y además últimamente eclipsa a la mismísima Duquesa de Alba, sale tanto en los medios, que lo único que temo es que llegue a saturar.
Lo traigo a esta nueva sección de mi blog, porque él es uno de los culpables de que Lorentzero exista.
En “Los Ilustres” os traeré a tipos y tipas que se me vayan ocurriendo, bien sea porque tengan algo que contar o porque a mi me apetezca contar algo de ellos.
Ahora hablemos de David, el Atila de los fogones, por donde pisa, crecen las lechugas a pares.
Cada sábado en el periódico nos muestra sus recetas, algún producto excepcional y nos enseña un Restorán, Casa de Comidas o Tasca con fogón. Me encantan sus crónicas, soy fan total, namberguan, comienza contándonos algo de historia, para seguir despotricando contra la mierda de cocina que intentan vendernos algunos y terminar contándonos lo bien que se come en el sitio en cuestión.
Os dejo unos párrafos sacados de estos artículos, no tienen desperdicio y estoy totalmente de acuerdo en lo que dice.
Ahora que está tan de moda el tema de la enseñanza, para bien o para mal y que se ha inaugurado pomposamente el BCC, propongo que se estudie a Robinffod, ya sea como asignatura o como parte de las historia de la cocina.

” Hay cientos de platos innovadores que los cocineros, imbuidos en un huracán creativo, nos han servido durante las últimas décadas, pero salvo contadas excepciones, todos y cada uno de ellos desaparecieron de nuestra memoria como por arte de magia: si pusiéramos hoy sobre el mantel aquellos platos tan avanzados, el espectáculo resultaría a buen seguro, patético. ¿Cómo puede ser que aquello que parecía magnífico no haya dejado rastro alguno en nuestro patrimonio gastronómico? ¿Cuántas de aquellas propuestas salvaríamos hoy? Muy pocas.”

“Fueron casa de postas con el fogón bien amarrado y siguen cocinando hoy en silencio, ajenos a esa nata fofa de chefs cursis, deslenguados, resabiados, arrogantes, maleducados, soberbios, repipis y horteras, carroña sin bachillerato aprobado que convierte el oficio en un patio lila de escalera: el que se de por aludido con su bilis se haga un ravioli, caramelizado, eso sí, con su espumica.”

“No imaginan lo rico que sabe la cocina naíf de los Txapartegi, ingenua, potente, modesta y hermosa, volver a ella es mi asignatura obligada cada cierto tiempo, pues tomo aire en cada escapada para volver a zambullirme luego en esas cocinas zombis que no hay dios que soporte, cuando no les da por la torrija, le llega el turno a las momificaciones, o peor, necesita uno de paleta y cincel para rascar resecas reducciones pegajosas y demás filigranas a lo Jackson Pollock, ¡ale!, todo dios innovando y creando, ¡viva la Quimicefa!.”

“¿Saben qué? Pasamos del menú turístico de Parador al velo gelificado de mandioca espumada en pocos años y no hay cabeza que soporte descompresión tan brutal, pues hasta los astronautas gravitan alrededor de la tierra antes de aterrizar para no sufrir daños irreparables; en cocina, chefs y gourmets se volvieron memos por el choque y sudan agua de colonia, ¡la cursilería se hizo fuerte en tantas cartas!, ¡que alguien llame a Super Ratón!, ¡esto no lo arregla ni Chanquete!.”

20111004-102050.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los Ilustres. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a David de Jorge.

  1. Juan dijo:

    Muy bueno Lorentxo, merecido homenaje al Robin Hood de los comensales, el que con sus crónicas nos mantiene a salvo de los chefs de escaparate, que necesitan la justificación teologica-tecnologica de sus platos para que nos los creamos. En mi opinión, cuando el arte necesita ser explicado y/o justificado deja de ser arte….saludos

  2. MartaLianta dijo:

    Sin pelos en la lengua.
    Cómo mola el ravioli de bilis caramelizado.
    Si os gusta el tema, os recomiendo “Con la cocina no se juega”
    Un abrazo (sin espumas ni concentrados)

  3. Lo que no has contado es que fué esclavo de su hermana durante los años de su infancia. Jugabamos a los esclavos y la patrona era la menda… creo que de ahí viene su vena revolucionaria. Cuando se rebeló ya era más alto que yo. Por lo demás, que sepas que los pelos de la lengua se los afeitó al poco de nacer y nunca más volvieron a salirle. Besitos.

  4. unaiclarete dijo:

    si señor

  5. Anónimo dijo:

    Aupa Loren! Desde Alicante he de decir “no puedo estar mas de acuerdo”. Siempre recordaré la primera vez que vi a David en ETB Sat por casualidad: llegaba del curro, cansado, puse la tele, y lo vi ahí, haciendo esa cocina que tanto me flipa de los vascos, esa cocina de txoko, de cuadrilla y de txakoli con bilbainadas.
    Desde entonces no ha podido dejar de verlo, es mas, gracias a el me aficioné a cocinar, y os puedo asegurar que mi familia y amigos euskaldunes están encantados!
    Momento especial fue cuando te invitaron al programa. Fue verte y recordar aquellos momentos en la MAPOMA de 2010 🙂 Lástima que te invitaran para hacer simplemente un plato de pasta, estoy seguro de que si te dejan lucirte te sales! Tengo ganas de ir a Donosti a probar tu maravillosa tortilla de patatas.
    Un abrazo y no cambieis nunca! Gora Euskadi y Viva Rusia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s