El GinTonic y el Geranio.

20120319-113741.jpg

No sé si será la edad o simplemente el hartazgo lo que me está llevando cada día a ser más básico, más hombre, más simple.
Las primeras muestras de este cambio aparecieron hace unos años, pero últimamente se van acentuando más y más.
Leticia, que siempre está al quite, me dirá que es debido a que mi neurona cada día está más perezosa y lo que antes era un 99,9% de productividad, hoy ronda el 25% (no sé si me habré pasado).
El caso es que he descubierto que así soy mas feliz, la felicidad del inconsciente, del tonto, del ingenuo… Ya no persigo grandes metas, no sueño con volver a cenar en El Bulli, no tengo necesidad de conocer la otra parte del mundo, ni de experimentar con nitrógeno líquido, estoy mas por correr en el Valle de Leizarán, pasar un par de semanas con mi familia en Cádiz, buscar la perfección en una cazuela de albóndigas o pasear en bicicleta por La Concha.
Ayer charlando con Pablo (GipsyChef), recordé la última vez que pedí un GinTonic, esa bebida de moda. Fue en un bar moderno con ambiente Niuyorkino (dicen), el camarero me insistió en que leyera o leyese su amplia carta de cócteles, después me preguntó con cuántas piezas de hielo me gustaba, me sacó un abanico de tónicas para elegir, intentó echarme todo tipo de semillas, hierbas, ramas secas, frutas y verduras en mi copa, solo le faltó ofrecérmelo con geranio y ya cuando me señaló la estantería llena de ginebras le dije, “mejor ponme un Kalimotxo”. Recuperé mi paz interior al verle poner unos cuantos hielos en un vaso, un chorro de vino y una Coca-Cola, sin remover, sin ocasión para lucirse.
Y es que cada día me encuentro mejor, más maduro, más hombre, más simple, mi sueño es convertirme en el del chiste, ese que cuando se encuentra con un viejo amigo (calvo, gordo y envejecido) y ante la insistencia de éste por saber el truco para conservarse tan bien le contesta:
-Yo es que nunca discuto con nadie.
A lo que el amigo le responde:
-Hombre, por eso no será.
-Bueno, pues no será por eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La vida. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a El GinTonic y el Geranio.

  1. noemozica dijo:

    Jajajajajajaja… Entonces, yo tb estoy cayendo en una simplicidad abrumadora… ¡¡Y me encanta!! ¡¡Los geranios, en el balcón!! 🙂

  2. Me cansé de complicaciones, de dilucidar quién es quién, de recorrer caminos serpenteantes, de vivir adivinando y de desengañarme al intuir la verdadera cara de tantos Dr. Jekyll que pululan en manadas por el mundo.
    Así que encontrar claridad, sencillez (que no simpleza) y ausencia de artificios siempre es un milagro que agarro con la boca si es preciso.
    Eres la aguja del pajar, de manera que esta vanidosa Cuin se postra a los pies de semejante rareza, mi vasallo mononeuronal favorito.
    (Te confesaré que yo soy de cerveza, ni vaso necesito…)
    ¡Viva tu solitaria neurona! y ¡Viva tú! 😉

  3. Maritxu dijo:

    Hola, hola!
    Te he descubierto hace un par de semanas y me encanta tu blog;
    lo que comentas hoy es pura inteligencia y madurez, un beso!

  4. Reblogged this on La Argamasa Política and commented:
    Un reblog. Como la vida misma.

  5. Me ha gustado.. Te lo he reblogeado en mi blog. Un saludo y felicidades por vivir simplemente.

  6. Hiciste bien en pedir Kalimotxo… haber pedido cerveza hubiera sido volver al inicio con una carta llena de mil marcas.

  7. El jukebox dijo:

    Es que si para prepararte un gintonic necesita tanto de tu participación es que no sabe preparar un gintonic. Es como esos hoteles de presunto lujo que tienen carta de almohadas: no, mire, pruébelas usted todas y ponga la más cómoda.

    Saludos

  8. Anónimo dijo:

    Tienes toda la razón las cosas sencillas son las que cuentan pero eso lo vas viendo segun te vas haciendo “menos joven”

  9. Anónimo dijo:

    El otro día tu Chave me dijo de todo por prepararme un kalimotxo en casa del Ciri. Yo a lo mío.

  10. Ana dijo:

    Debe de ser porque soy de Madrid pero, ¿te pusieron kalimotxo en un bar? xD

    Yo estoy en ello, en ver qué quiero, y la verdad es que muchas veces la conclusión final es muy simple. Me ha encantado la entrada.

  11. Rosana dijo:

    Bien dicho!. Yo, que soy más simple que el mecanismo de un chupete, reivindico la sencillez…una copa normal, por Dioooos….Ayer me dejaron dos barritas de regaliz con el Gin Tónic!!! Anda ya…”Soy snob, taaan snob, todos mis amigos lo son…las uñas neeeegras, haciendo juego con las mediaaaas” decía una canción. Y…¿qué tal esto?:
    http://www.facebook.com/pages/Cacharro-en-vaso-sidra/42593157877
    Buen día

  12. Pingback: La Venganza del Sol y Sombra. | LORENTZERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s