Comiendo Carne de Potro.

El amigo Kike Calvo, autor del blog Pil-pilean y residente en Narbaiza (Álava), me habló hace unas semanas de la carne de potro. Tenía un contacto al que le solía comprar este tipo de carne y me prometió un trozo en su próxima compra.
El potro no se hizo esperar y a los pocos días me llegó a Basollua un trozo de redondo.
El contacto en cuestión era Julen Karasatorre, carnicero de Agurain, que deja que los potros pasten sueltos en las sierras de Urbasa y Andía, cerca de el valle de la Ultzama.
Supongo que no estará nada contento con la mala prensa que últimamente tiene la carne de caballo. Gracias como siempre a las malas artes de muchos, esos que toda la vida han dado gato por liebre.
Lo preparé de dos maneras diferentes. El primer día unos simples filetes a la plancha, acompañados de patatas y pimientos. Para qué complicarse más si el producto en sí ya era perfecto. Carne muy tierna y con un toque de dulzor muy agradable.

20130410-115808.jpg
Filetes de Potro.

Para la segunda prueba, corté el potro en trozo hermosos, lo rehogué a fuego vivo y le añadí unas cebollas, un poco de zanahoria y algún diente de ajo. Cuando había caramelizado el conjunto, lo regué con un chorretazo de vino tinto (Rioja Alavesa), esperé a que evaporara el alcohol y lo cubrí con agua. La carne se hizo enseguida, retiré los trozos, trituré la salsa y vuelta al fuego hasta que estuvo a punto. Unas patatas doradas, rectificar de sal y listo para comer.

20130410-120505.jpg
Potro guisado.

Muchas gracias Kike por este detallazo. Espero que la próxima vez podamos compartir mesa y así charlar cara a cara. Saludos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en #eltrueque, La comida, La vida. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Comiendo Carne de Potro.

  1. kikecalvo dijo:

    Seguro que pronto nos vemos en Basollua. Eskerrik asko Loren.

  2. marta mendia dijo:

    Tras pensarlo un rato, pediré la segunda opción. Con esa salsa tiene que estar de muerte.

  3. Anónimo dijo:

    Que pintaza tiene eso!!!

  4. Anónimo dijo:

    Andía dista de la Ulzama 50 kilómetros (autovía de por medio) En Andía sí hay mucho caballo, pero en la Ulzama más bien vacas: las mujeres de la Ulzama dicen que en el valle, para vivir bien, hay que ser hombre o vaca.

    Excelente blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s