No me gustan las croquetas.

20130516-103843.jpg
La Croqueta.

Lo tenía que decir, era algo que me comía por dentro y me he quedado mucho más tranquilo.
No me gusta comerlas, pero mucho menos hacerlas. No entiendo cómo la gente es capaz de hacerlas en casa, con lo que manchan!
Si hiciéramos cualquier otro plato con mantequilla, harina, leche y jamón con bien de tocino, nos llamarían locos. Además para rematar la faena las pasamos por harina, huevo y pan rallado y las freímos en abundante aceite.
Joder, me ha subido el colesterol al repasar lo que he escrito y eso que no he entrado en detalles…
Detalles como jamón revenido con tocino sospechosamente amarillo, mantequillas infames, harinas poco cocidas, aceites usados y vueltos a usar, fritangas a fuego lento para que chupe bien de aceite, explosiones en la sartén, croquetas recalentadas, descongeladas mal y frías por dentro… Se me revuelve el estómago sólo de pensarlo.
Por eso, los que me conocen, ya no me piden: “unos fritos para picar de esos que le gustan a todo el mundo”. Saben que no me gusta ni freírlos, prefiero asar sardinas, huelen mejor.
Para esta entrada he necesitado la ayuda de mi secretaria Aida, ella fue quien se jugó el pellejo y probó croquetas de bar en bar. El resultado del trabajo de campo fue el siguiente:

-El precio medio de la croqueta es de nada más y nada menos que 2 euros, 332,772 pesetas (recordad que vivo en Donosti, la capital del atraco, digo de la gastronomía), ahí es nada; no importa el tamaño ni la calidad, da igual que estén frías o calientes, el atraco es el mismo.

-De 6 bares elegidos al azar tuvo que dejar la croqueta sin terminar en 3 de ellos. La del primer bar se la terminó fruto del hambre. La del segundo fue la mejor, impecable según ella. La del tercero no había visto el jamón ni de lejos, eso sí, sabía a leche. La del cuarto no es que estuviese fría por dentro, es que casi se rompe un diente, hielo puro. La del quinto le dio alergia, eso si, después de terminársela, suponemos que fue por estar frita en el mismo aceite que los calamares (es que mi secretaria es alérgica al marisco). Y la del sexto se le cayó al suelo después de quemarse la lengua, dice que era tan duro el empanado que le costó partirla y que el líquido que salió de dentro no sabe muy bien lo que era.

Y otra cosa, esto también llevo mucho tiempo callándomelo, que sepáis que las croquetas de vuestras madres no son las mejores, alguien os lo tenía que decir.

20130516-104717.jpg
Freidora sucia (el enemigo).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Haciendo amigos, La comida, La Crónica. Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a No me gustan las croquetas.

  1. Abel dijo:

    A nivel de hostelería, hoy en día casi todo el mundo hace las croquetas con la ayuda de la termomix. Por otra parte, hay tres o cuatro proveedores selectos que ofrecen croquetas congeladas bastante dignas en su gama gourmet. Te pondrías las manos en la cabeza si supieras la de bares, restaurantes y servicios de catering de postín que las compran.

  2. Ui!!!! y eso porque? En nuestra familia se hacen unas croquetas deliciosas para mi las mejores 😉

    En Euskadi hay mucha tradición “croquetil” y hay sitios donde estan realmente deliciosas. Es cierto que es caro, pero, creo que en algunos sitios merece la pena pagarlo.

    No solo se hacen con jamón revenido, y demás, las puedes hacer con productos de calidad.

    Este post me ha dolido 😉

    Saludos!!

  3. Sesa dijo:

    Me acabas de romper el corazón querido Loren.

  4. Manuel dijo:

    El problema del amigo Lorentzero es que sabe de cocina, no de Marketing….si supiera de esto último entendería a la croqueta. La croqueta gastronómicamente hablando es una mierda él lo explica bien, pero la cocina es técnica y emoción y la croqueta emociona y de esto va el Marketing.
    La croqueta emociona porque sabe a abuela, a pueblo, recuerda el pasado…y los instalados en la cuarentena (me consta que Lorentzero lo está) tienen nostalgia y la nostalgia lleva a la melancolía y la melancolía a pagar 2 € por croqueta….La secretaria de la que habla seguro que es más joven y aún no está en esos baños de pasado, por eso escupe, desprecia y abandona croquetas por las diferentes y variadas barras donostiarras.
    La nostalgia por el pasado es lo que lleva a cantar, voz en grito, que “la crónica de San Sebastián no es tan bonita como la pintan los mapas…” mientras uno se viene a más trabajando el patxaran y cuando se hace eso, ¿Qué son 2 € por croqueta?
    Pue eso.

  5. Deberías probar los fritos del Café Roch en Pamplona, especialmente el de pimiento. Otro nivel, majo. De todas formas, entiendo lo que dices y estoy de acuerdo en casi todo. Yo de todas formas, jamás hago en casa. Sé algunos bares que las hacen muy buenas y es ahí donde las como.

  6. Anónimo dijo:

    Pues a mi me gustan las cocretas de El Bully.

  7. Lady pekas dijo:

    Si ya sabía yo que no podía estar de acuerdo contigo en todo!!!!! ( eso es bueno, por otra parte!!! ) . Me encantan las croquetas, pero las que hago yo…Y si, son un engorro, pero darle un mordísquito a esas estupendas croquetas, y degustar esa bechamel chorreante ( 45 minutos de muñequeo , nada de thermomix ni similares) con su jamon ibérico….. Yuuuuuuum!!!!! ( sé que no te voy a convencer, tranquilo, jajajajja ) .

  8. Pingback: AQUÍ, SERVIDORA DOÑA CROQUETA, SU TERAPEUTA | comedieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s