Higos con queso.

20130830-115303.jpg

Si la vida está llena de pequeños placeres, la vida debe de ser algo muy parecido a esto. Gracias Ixone por los higos, no puedo parar de comerlos; no creo que lleguen a la mermelada.

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en La vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Higos con queso.

  1. Marcelo dijo:

    Higos, higos… Una de las cosas más perfectas de la naturaleza y que aquí, en Buenos Aires, prácticamente no se consiguen, o si sí, a un precio exorbitante.
    En las viejas casas porteñas, en el patio del fondo, casi siempre había una higuera, y se consumían sus frutos, pero no había comercialización. En el Interior del país, las higueras son comunes en cualquier casa con algo de terreno, pero las más de las veces, los frutos se pudren antes de que sean recolectados.
    Hay muy pocas plantaciones comerciales de higos, y por eso su precio es tan caro (para que te hagas una idea: 5 higos te los venden al equivalente a 1 euro…).
    Pero en mi boca perdura aun el sabor de los higos que comí en mi niñez, regalados por alguna vecina, que mi madre lavaba y luego colocaba en un bol amplio, con mucho hielo para bajarles la temperatura. Y al morderlos luego, su jugo chorreaba por mis labios. Qué placer…!
    Si tengo que elegir un producto cuya desaparición de la mesa ejemplifica los cambios en la cocina porteña del ultimo medio siglo, es sin duda el higo.
    Y, quizás, por nostálgico, es el producto que más extraño y añoro.
    Disfrutá tus higos.
    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s