Mi amigo Gheorghe Simon.

20140124-105939.jpg

A veces la vida te devuelve detalles cuando menos te lo esperas, esta vez en forma de libro y con una dedicatoria que me ha emocionado.
Hace unos 10 años, tuve la suerte de dar unos cursos de cocina para inmigrantes con y sin papeles que organizaba la cruz roja. Contactaron conmigo mientras yo trabajaba en la escuela de cocina de Donosti, me pagarían muy poco pero tenía vía libre para hacer lo que yo quisiera. Los primeros días no fueron nada fáciles, muchas nacionalidades mezcladas, diferentes religiones y por supuesto, distintas necesidades. Me explico: había algunos que vivían en la calle y buscaban una salida y otros que disfrutaban de buenos trabajos y simplemente querían aprender a cocinar.
Recuerdo a Mariana y sus hijas Angélica y Guadalupe, ecuatorianas; a Marina, colombiana con la que aún mantengo amistad; a Jairo Carmona, venezolano; a Biser, búlgaro de 1,90 metros de estatura; a Hellen, etíope que lleva trabajando casi 4 años conmigo; muchos marroquíes y argelinos de los que no recuerdo el nombre; a Clara, argentina que hacía muy buenas pizzas; a Simon, rumano y protagonista de este post.
Simon es un tipo alto y calvo que desprende ternura. Cuando le conocí, trabajaba en el juzgado de traductor, cosa que ha estado haciendo hasta hace unos meses que se ha ido a Bucarest, a terminar la carrera de turismo que empezó en Donosti.
Lo conocí muy flaco, pero desde que se trajo a su madre a vivir con él, su cuerpo ha ido en aumento.
Es una de esas personas que irradian felicidad, tenga los problemas que tenga. Sueña con montar una agencia de viajes para que sus paisanos vengan a conocer San Sebastián y hasta que no lo consiga, no va a parar.
Es un apasionado de sus país y del nuestro y según dice, desde que hizo el curso conmigo, es un apasionado de la gastronomía. De vez en cuando viene a verme y mientras tomamos un café me cuenta sus proyectos, sus problemas y su día a día y siempre, antes de despedirse, me da recuerdos para toda mi familia, a la que conoció una nochebuena hace 10 años o más, cenando en casa de mis padres.

20140124-110027.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La vida. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi amigo Gheorghe Simon.

  1. Pingback: Empanada VascoGallega | My CMS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s