La teoría de mi cuñado.

Es muy sencilla, cuando se presenta un banquete como el que se nos viene encima esta noche, no hay que dejar de comer durante el día para tener más hambre, sino todo lo contrario.
Se trata de comer más desde un par de días antes, para ensanchar el estómago y así tenerlo acostumbrado.
Yo le creo y me aplico la teoría porque creo que funciona, de momento ya he desayunado y estoy haciendo tiempo para el almuerzo.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/6c9/15615849/files/2014/12/img_4412.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amores que engordan., La comida, La vida. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La teoría de mi cuñado.

  1. Muy fan, tuyo, y de tu cuñado 😉

  2. Marialuisa dijo:

    Yo siempre te digo lo del “estómago cedido Loren”, jijiji…..a mí me pasa…..

  3. Gastroplanes dijo:

    Por una vez y sin que sirva de precedente daré la razón a “un cuñado”… Alguna vez me he saltado la comida para “hacer sitio” a la cena y luego me he saciado antes… De todas formas mi abuela siempre me decía que como con los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s